martes, 3 de noviembre de 2009

La ida

Así se veía el aeropuerto de Ezeiza tres horas antes de despegar






Acá se puede observar un reflejo de modernidad







Tuve que esperar a estar en medio del océano para volver a ver el sol





Así se ve Portugal desde el aire








Y así se ve España











Iniciando el descenso




A punto de pisar suelo europeo




sábado, 29 de agosto de 2009

Así nos protege Metrovias






Desinfección en un vagón de la línea B







domingo, 10 de mayo de 2009

Nicolae Paduraru 06-12-37 / 04-05-09 †


Se fue Nicolae.
Se fue el hombre que me enseño a amar a Rumania.
Se fue un caballero.
El mundo necesita más gente como vos, Nicolae.
Nunca sabrás cuanto lamento tu pérdida.
Querido Nicolae, vivirás por siempre en mis recuerdos.

Nicolae is gone.
The man that made me love Romania is gone.
A gentleman is gone.
The world needs more people like you, Nicolae.
You will never know how sorry I feel about your loss.
Dear Nicolae, you will live for ever in my memories.



La foto es gentileza de Michael Bayley Hughes
Photo courtesy of Michael Bayley Hughes

sábado, 18 de abril de 2009

Vegetal


Sos una planta

un árbol en otoño que agita sus ramas y desparrama mugre

Te abrigué con besos
te regué con lágrimas
y te abracé para que no te tumbes

Pero nunca floreciste

Se acerca el invierno y tus ramas caducas me lastiman
Voy a tener que talarte antes de que te seques
antes de que yo me seque

martes, 14 de abril de 2009

La tierra orgánica


Donante cadavérico que donas a la tierra tus órganos vírgenes

no quiero hablar de tú
ni de tí
quiero hablar de vos

Donante cadavérico que donás tus órganos a la tierra
la vida nace de tu muerte

En tu piel germinarán pastos de seda
y en tus ojos pimpollos con perfume a presagio
y de tu boca nacerán frutas
y serás un Archimboldo

Tu corazón volverá a latir cuando las raíces se desaten
tu hígado abonará con hierro las cuentas que no saldaste en vida
tus pulmones respirarán la libertad de no ser más

Donante cadavérico que donás tus órganos a la tierra
tus huesos encenderán los fuegos fatuos

Huevo que no has de comer, no lo dejes romper


El otro día recordé un consejo que en mi familia se trasmite de generación en generación: hay que colocar la masa en una superficie de trabajo. Y ahora, que estoy amasando unas pizzas, me acordé de que me había acordado del consejo familiar. Para no volver a olvidarlo, es que lo escribiré, y tal vez le sirva a quien lo lea.
Hay que poner los huevos sobre la mesa, le dijeron a Colón. Y así, empollando sobre un mantel bordado con hilos de oro, Colón consiguió que Isabel la Católica le financiara la expedición a Las Indias. Al embarcarse (como Colón) en un emprendimiento, es indispensable desarrollar herramientas y aplicarlas a la productividad. Tomemos como ejemplo a un hombre que va a abordar a una señorita empuñando un ramo de flores como arma ofensiva. El hombre debe saber que si no actúa con rapidez, las flores se marchitarán, y la señorita no será más que una ilusión. Algo parecido le ocurrió a un amigo. Estaba enamorado de una vecina, pero absolutamente convencido de que ella nunca se fijaría en él. Siguiendo mis consejos, mi amigo compró flores y fue a visitar a su amada. Tocó el timbre, preparado para ser rechazado. Con ese pensamiento dirigió sus ojos al ramo que llevaba en la mano. Antes de que alguien abriera la puerta, mi amigo escapó.
Moraleja: si Colón no hubiera confiado en sí mismo (y en sus huevos), todo le habría salido para el colon. De este pensamiento se desprende el axioma: no es lo mismo colon que Colón. Así que a no comerse las tildes, que la pizza está riquísma.